Relats Sant Jordi 2014

festa2

Un otoño – muchos años atrás- cuando más olían las rosas y mayor sombra daban las acacias, un microbio muy conocido atacó, rudo y voraz, a Ramón Camomila: la furia matrimonial. Presa del impulso, entró en la cocina y cogió el primer cuchillo que encontró.

Al entrar en el comedor la observó durante un instante, ahí estaba, frente al televisor, durmiendo recostada en su butaca.

Sigilosamente avanzó, iba a hacerlo, necesitaba hacerlo. Sólo deseaba que ella no despertase, tenía que ser rápido y limpio. Apoyó la hoja contra la carne y la deslizó con decisión, sintiendo cómo se abría a su paso.

Ya estaba hecho, no había marcha atrás. El pulso se le aceleró. Lamió el cuchillo, los ojos se le entornaron ante el dulzor de la fría hoja. El sabor de la carne de membrillo era lo único que le calmaba la furia.

"Azúcar en la sangre" Javier Sorroche

conta-contes

No sents cap simpatia pel veí del segon primera. No t'ha fet res, tot i que l'experiència t'ha demostrat que no cal que algú et faci res per caure antipàtic.

Pot ser per la seva manera de vestir o de caminar, pel seu pentinat o fins i tot per la manera de parlar,no  n'estic segur, no obstant això hem quedat demà a casa meva, perquè? No ho sé.

Susana Murillo Mañozas CFGS-C